Oración y Novena a Santa Marta Hermana de Lázaro

Marta es la hermana de Lázaro, es mencionada 13 veces en los Evangelios porque también es una gran seguidora, devota y amiga de Jesús y sus discípulos. Vivió con el Maestro y siempre puso todo su afecto y fe en él, escuchándole, respetándole y sirviéndole.

Marta fue testigo de la resurrección de su hermano por Cirsto, 4 días después de su muerte. Y fue desde allí que dio su vida aún más a la fe!

Oración y Novena a Santa Marta Hermana de Lázaro

Continúa leyendo estas oraciones y sobre la vida de Marta:

✝️ Oración de Santa Marta

“Oh gloriosa Santa Marta, confío en tus manos, esperando tu apoyo. Acógeme bajo tu protección, consuélame en mis sufrimientos. Como prueba de mi afecto y devoción, os ofrezco esta luz (enciende una vela), la encenderé cada martes de esta novena.

Por la felicidad que tuviste al hospedar en tu casa al Divino Salvador del mundo, consuélame en mis penas. Intercede hoy y siempre por mí y por mi familia, para que podamos tener la ayuda de Dios Todopoderoso en las dificultades de nuestras vidas.

Te ruego, glorioso santo, que en tu gran bondad, me obtengas especialmente la gracia que te pido ardientemente y que tanto necesito.

Te pido que me ayudes a superar todos los obstáculos que se interponen en mi camino, con la misma sinceridad y fortaleza que tuviste al cruzar el dragón que tienes en tus pies.

Amén.

✝️ Novena a Santa Marta

Cada día de la novena hay una oración especial, cada día hay la oración inicial, la oración del día y finalmente la oración final. Es muy importante, al final de cada día, rezar 1 Padre Nuestro y 1 Ave María.

Oración Inicial

Ley de Contrición.

“Altísimo y Santísimo Redentor nuestro, por el incomparable e inexplicable amor que tu Sagrado Corazón tiene por nosotros, te has convertido en un hombre como nosotros, sufriendo los más crueles dolores y desprecios mientras viviste, especialmente durante tu Pasión y muerte en la Cruz, y por estos sufrimientos te ruego humildemente que me perdones todos mis pecados, de los cuales me arrepiento con todo mi corazón.

Perdón, dulce Jesús mío, y por los sufrimientos sufridos por tu Santísima Madre, por los méritos del glorioso Patriarca San José, y de su sierva Santa Marta, te propongo que nunca más peques ayudado por tu gracia. Amén. “

Oración final

Oración a la Santísima Virgen

“Inmaculada Virgen María, Reina Soberana de los Ángeles y de los Santos, devuélvenos estos ojos misericordiosos y ten piedad de nosotros, miserables pecadores que recurrimos a ti.

Tú bien sabes, Señora celestial, el peligro que nos rodea y que amenaza nuestro cuerpo y nuestra alma;
ayúdanos y defiéndenos hasta que seamos libres en la tierra de los bienaventurados. Amén.

Que el Santísimo Corazón de Jesús sea amado y bendecido en todo tiempo y lugar.
Dulcísimo Corazón de María, sed y mi salvación!”

Primer día

“Oh, Santo Patrón, has aprendido mucho de las enseñanzas de nuestro Divino Maestro, tu diligencia no ha disminuido, de otra manera la habrás unido mejor a la mansedumbre y humildad de tu Corazón.
Por esta gracia que el Señor nos ha concedido, intercede por nosotros pidiendo la gracia abundante para que podamos servir cada vez más en esta vida y disfrutar de la próxima. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Ave María, y gloria por las almas del Purgatorio.
Buscar la confesión y la comunión durante la Novena.
Termina con la oración a la Santísima Virgen”.

Segundo Día

“Oren a Dios, nuestro dulce Patrón, para que seamos fieles en el cumplimiento de nuestros deberes cristianos, celosos en velar por la honra de Dios y obtener así, después de todo, una muerte santa. Amén.”

Tercer Día

“Glorioso Santo, por tu diligencia en la oración y tus dulces conversaciones con Dios, obtén de Él la gracia de ser fervientes en la oración y constantes en el ejercicio de la virtud. Amén.”

Cuarto día

“Ruega por nosotros, nuestro Patrón, para que Dios ilumine nuestro entendimiento y nos preserve de las falsas doctrinas que el mundo difunde contra la Santa Iglesia de Dios.

Queremos las enseñanzas de Jesucristo, las mismas que tú has seguido y que tú has trabajado para que otros las conozcan, para que seamos dignos de la gloria eterna en el cielo. Amén.”

Quinto Día

“Amado Patrón nuestro y obediente discípulo de Cristo, durante tu vida mortal practicaste esta hermosa virtud de la caridad, ruega por nosotros, nuestro Divino Maestro, que nos concedas la gracia de ser caritativos con los indigentes, para aquellos que con la pobreza pueden caer en graves pecados y perder su Alma por toda la eternidad. Amén.”

Día Seis

“Gloriosa Patrona, por la humildad que has tomado para alcanzar tan alta perfección, ruega a nuestro Señor Jesucristo que nos conceda la misma virtud, que tanto necesitamos en esta vida diaria en este valle de lágrimas.
Esperamos esta gracia de tu valor para que un día podamos aprovechar tu eterna buena fortuna. Amén.”

Séptimo Día

“Ayúdanos, santa Marta, contra los ataques del mundo y de la carne, y obtén de Dios la gracia de ser santo y puro, ayúdanos y ayúdanos;
contigo queremos estar en el reino de tu esposo, Cristo Jesús. Amén.”

Octavo Día

“Nuestra preciosa patrona Santa Marta, has servido a Jesús y a María con mucha devoción, y ahora que eres gloriosa en el cielo y que tu valor hacia Jesús y su Santísima Madre es muy grande, pídele que se digne a concedernos la gracia de la perseverancia final;
y también que antes de darnos el último hipo de la vida tengamos un perfecto dolor por nuestros pecados y un ardiente amor a Dios y la conformidad a su santa voluntad. Amén.”

Noveno Día

“Santa Marta, puesto que estás en el cielo y conoces el poder de San José, ruega al buen Patriarca que nos obtenga de su Divino Hijo la gracia de vivir cristianamente, imitando en la pobreza, en el cumplimiento de los mandamientos de Dios y de nuestras propias obligaciones, y así obtener la vida eterna en el cielo. Amén.”

La fe es capaz de remover montañas, este dicho no sólo habla de un evento material, físico, sino de las grandes posibilidades que se pueden lograr cuando creemos en la energía beneficiosa. Marta, es un ejemplo citado en la Biblia que todo lo que se hace con buena voluntad y fe, se convierte en algo muy claro y digno a los ojos del Señor.

✅ Historia de Santa Marta

Cuando Marta recibió a Jesús y a sus discípulos en su casa, no dejó de trabajar en la casa, porque quería agradarles. Su hermana María se sentó al lado de Jesús para escucharlo, pero Marta continuó haciendo todo sin escuchar las enseñanzas.

Jesús le reprendió con amor, diciendo:

“Marta, Marta, estás muy preocupada y estás preocupada por muchas cosas; sin embargo, sólo una cosa es necesaria; María ha escogido la parte buena, que no le será quitada.

Como Marta era servicial, ágil y rápida, se hizo conocida como la Patrona de los nutricionistas, cocineros, hoteleros y neurólogos.

✅ La muerte de Lázaro

Marta sufrió profundamente por la llegada de la muerte de su hermano, por lo que mandó llamar a Jesús, que era un amigo cercano de la familia. Para cuando el Mesías llegó, Lázaro había estado muerto por cuatro días. Marta corrió hacia él, se arrodilló a los pies del Señor y le dijo:

“Señor, si hubiera estado aquí, mi hermano no habría muerto.”

Completando:

“Pero incluso ahora, sé que todo lo que le pidas a Dios, Dios te lo dará.

Y así es como ocurrió la resurrección de Lázaro, en medio de una petición sufriente por la pérdida de Cristo. Este pasaje muestra cuán fiel es Marta y cómo creyó en Dios, tanto en los buenos como en los malos tiempos.

La prueba de ello está en el capítulo 11 del Evangelio de San Juan, que cuenta en detalle:

“Jesús le dijo: Yo soy la resurrección y la vida. El que crea en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y quienquiera que viva y crea en mí nunca morirá. ¿Puedes creerlo? Y Marta dijo: Sí, Señor. Creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que debe venir al mundo”.