✝️ Oraciones y Novena a San Cayetano para Dinero y Trabajo

Oraciones y Novena a San Cayetano de la Providencia

El 7 de agosto es el día de San Cayetano de Thiene, que es uno de los santos famosos por creer en la iglesia y poner toda su sabiduría y fuerza en la construcción de nuevas formas de pensar y actuar.

Sacerdote y fundador de una congregación en Roma, además de difundir siempre la Palabra Divina a través de sus enseñanzas, también miraba con profundo amor a los que más necesitaban su consejo y atención.

Oraciones y Novena a San Cayetano de la Providencia

✝️ Oración de San Cayetano para Causas Urgentes

“Glorioso San Cayetano, aclamado por todos los pueblos, Padre de la providencia porque ayudas con grandes milagros a los que te invocan en sus necesidades, me dirijo a tu altar, implorándote que presentes al Señor los deseos que con confianza pongo en tus manos.

(Pide la gracia)

Que esta gracia que ahora os pido me ayude a buscar siempre el Reino de Dios y su Justicia, sabiendo que Dios, que viste de belleza las flores del campo y alimenta con grandeza a las aves del aire, me dará el resto.

En el nombre de Jesús.

Amén.”

✝️ Oración para Suplir Necesidades

“Oh glorioso San Cayetano, Padre de la providencia, no permitas que me falte el sustento en mi casa y concédeme que pueda contar siempre con la ayuda divina para suplir todas las necesidades de mi familia.

Oh glorioso San Cayetano, confiamos en la providencia de Dios y en tu intercesión”.

(Pide la gracia)

(Rezando el Padre Nuestro, el Ave María y el Gloria)

Invocación:

“Glorioso San Cayetano, intercede por nosotros ante la Divina Providencia.

En el nombre de Jesús.

Amén.”

✝️ Oración para que no Falte Nada

“Dios de todo consuelo, Padre misericordioso, que ves en lo secreto y conoces nuestras necesidades, que alimentas las aves del cielo y vistes los lirios del campo, te pedimos, Señor, por la intercesión de San Cayetano, que nos ayudes a vivir siempre en tu amor y en el amor de nuestros hermanos y hermanas, y así nos concedas la gracia de que nunca nos falte ni el pan ni el trabajo diario.

Oh glorioso San Cayetano, confiamos en la providencia de Dios y en tu intercesión”.

(Pide la gracia)

(Rezando el Padre Nuestro, el Ave María y el Gloria)

Invocación:

“Glorioso San Cayetano, intercede por nosotros ante la Divina Providencia.

En el nombre de Jesús.

Amén.”

✝️ Oración a San Cayetano para las Obligaciones

“Oh!! San Cayetano, que conocía la debilidad de la Iglesia, especialmente en sus miembros más responsables, y que trabajó por la reforma de la vida y las costumbres de los cristianos, mira a nuestras familias y comunidades con gran amor y compasión.

Echa tu mano poderosa para que el espíritu de fe, amor y justicia reine entre nosotros, según la voluntad de Cristo.

Hacer que cada uno de nosotros asuma sus obligaciones, porque Cristo espera de cada uno de sus seguidores fidelidad, servicio y dedicación en nombre de los hermanos.

¡Escucha mi oración!

Amén.”

✝️ Novena a San Cayetano

Oración final para todos los días

“¡Oh! ¡Dios! Protector de los que confían en Ti, sin cuyo poder y gracia no hay nada bueno y santo; derrama tu misericordia abundantemente sobre nosotros para que, siguiendo el ejemplo de San Cayetano, podamos usar los bienes temporales de tal manera que no perdamos el eterno de la gloria.

Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, Amén”.

Día uno

“Glorioso San Cayetano, que tanto apreciaba la sana práctica de la oración, pues su vida era una oración continua, y a este provechoso ejercicio dedicaba hasta ocho horas diarias en particular;

Estemos plenamente convencidos de que todo se logra a través de la oración y nada puede esperarse sin ella, y que todas nuestras oraciones pueden ir acompañadas de una fe viva, una atención reverente, una profunda humildad, una confianza filial y una perseverancia inagotable. Amén.”

Día dos

“Glorioso Protector de mi San Cayetano, cuyo amor a Jesús en el Sacramento animó tu celo por levantarle maravillosos templos, adornándolos con magnificencia, y exhortando a los fieles a recibir la Divina Eucaristía con frecuencia y piedad;

Que por reverencia al Santísimo Sacramento, estemos en la Iglesia con piedad y modestia, y recibamos la Sagrada Comunión con mérito para la vida eterna. Amén.”

Tercer día

“Glorioso protector de mi San Cayetano, por su singular devoción a María, te has ganado su protección, particularmente en la hora de la muerte, en la que te lo dijo lleno de dulzura:

Cayetano, ven conmigo, mi hijo te está esperando; acércate a nosotros desde esta bondadosa Madre que la invocamos en cada momento de nuestra vida y así nos asistirá ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.”

Cuarto día

“Glorioso Protector de mi San Cayetano, has sido un defensor de la Fe contra todas las afrentas de la herejía al descubrir hábilmente el error; haznos apreciar el inestimable don de la fe, sin la cual es imposible agradar a Dios, y evita con prontitud y firmeza todas las sutilezas del error. Amén.”

Día cinco

“Glorioso protector mi San Cayetano, que os ha distinguido tanto en la virtud de la esperanza, que habéis evitado los medios humanos que los poderosos de la tierra os ofrecían para el sustento de vuestras comunidades, esperando todo de la Providencia;

Que vivamos con la esperanza inquebrantable de que Dios nos concederá por los méritos de su divino Hijo la vida eterna junto con los medios para alcanzarla, y que nuestra confianza en la obtención de los bienes temporales no se confundirá nunca Amén”.

Sexto día

“Glorioso protector mío, San Cayetano, cuya ardiente caridad ensanchó tanto tu pecho que de él salió tu corazón, agitando dos alas maravillosas, al cielo y siempre perseguiste a su enemigo mortal, el pecado;

Alcánzanos que amamos a Dios con todo nuestro corazón y por Dios nuestro prójimo. Amén.”

Séptimo día

“Glorioso protector de mi San Cayetano, cuya profunda humildad le hizo renunciar a las dignidades pontificias y reprochar con gran sentimiento haber recibido la dignidad sacerdotal;

Concédenos que no merezcamos, por nuestro orgullo, que Dios aparte su rostro de nosotros, sino que con nuestra sincera humildad nos atraiga su mirada misericordiosa. Amén.”

Octavo día

“Glorioso protector mi San Cayetano, has sufrido pacientemente toda tu vida, particularmente cuando fuiste sacado de Roma y azotado y encarcelado por soldados irracionales; consíguenos la gracia de sufrir pacientemente las adversidades de esta vida, para obtener una corona gloriosa en el cielo. Amén.”

Noveno día

“Glorioso protector de mi San Cayetano, cuya perfecta castidad mereció que la Virgen Madre pusiera en tus brazos a su Divino Hijo y que tu cuerpo exhalara un cierto aroma celestial; haznos llegar que no manchemos nuestro corazón con el pecado impuro y que guardemos nuestra castidad con la mortificación cristiana. Amén.”

Que San Cayetano, con su compasión, te ayude a hacer los arreglos necesarios para estar siempre en el camino de tu vida.

📖 Historia de San Cayetano

Cayetano nació el 1 de octubre de 1480 en Vicenza, había perdido a su padre a temprana edad por lo que toda la educación se recibió a través de las enseñanzas de su madre.

Dedicó su vida a la fe, por lo que fundó en Roma la congregación de clérigos regulares, también conocidos como teatinos. Conocida como la Santa de la Providencia, Patrona de los administradores, gerentes y Patrona del Pan.

Estudió derecho en Padua y luego trabajó como diplomático para el Papa Julio II. Además, después de la muerte de su madre, formó el hospital de los incurables, que estaba mucho más enfocado en la curación espiritual que en el cuerpo real.

En el futuro, después de la muerte del Papa Julio, fundó la orden “Oratorio del Amor Divino”. Y tenía una posición importante y fundamental en la lucha contra la Reforma Protestante.

Muerte

Murió el 7 de agosto de 1547 a la edad de 66 años. Fue beatificado en 1629 y finalmente canonizado en 1671.

 

Compartela a otras personas necesitadas