Oración y Novena a San Cristóbal – El Patrón de los Viajeros

San Cristóbal era así conocido por llevar sobre sus hombros al Niño Jesús, sin intención de reconocimiento o veneración, pues no sabía que ese niño era en realidad el Mesías que ponía a prueba su fe.

Entre todos los santos de la Iglesia Católica, San Cristóbal es responsable de proteger y vigilar a aquellos que necesitan hacer algún viaje o necesitan dirección en la vida. Él ayuda a caminar en seguridad y paz, sin perder el enfoque en el camino y la fe en Dios.

El día en que se conmemora su nombre y se agradece su amor y protección es el 25 de julio. San Cristóbal es como los ángeles, que nos guían y siempre tratan de reservar lo mejor para cada hombre.

Oración y Novena a San Cristóbal - El Patrón de los Viajeros

✝️ Oración a San Cristóbal

Oración 1

“Tuviste la gracia de tener en tus brazos al Niño Jesús, mi glorioso San Cristóbal, y así pudiste llevar con alegría y dedicación a quien supo morir en la cruz y darnos la vida por la Resurrección.

Dignificaros, por los poderes que Dios os ha concedido, para bendecir y santificar nuestro vehículo. Asegúrese de que lo usamos de forma consciente y que no causamos ningún daño a los demás a través del volante.

Si viajamos, acompáñenos con su poderosa protección. Habla con Dios por nosotros para que envíe a todos los ángeles, poderes y milicias celestiales para guiarnos y protegernos.

En la calle, volteamos los ojos como el águila para que veamos todo con el mayor cuidado y atención. San Cristóbal, protector, sea nuestro compañero en la dirección, dénos paciencia en el tráfico y que siempre podamos servir a Dios y a nuestros hermanos a través del beneficio de nuestro vehículo. Todo esto te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén”.

Oración 2

“Oh San Cristóbal, que cruzaste la furiosa corriente del río con tanta firmeza y seguridad, porque llevaste al Niño Jesús sobre tus hombros, haz que Dios esté siempre presente en mi corazón, para que pueda tener esta firmeza, seguridad y responsabilidad al volante de mi carro, y también tener la fuerza para enfrentar valientemente todas las corrientes, ya sea que vengan de los hombres o del Espíritu infernal. San Cristóbal, reza por nosotros”.

Oración 3

“Acepta nuestra petición, querido San Cristóbal. No permita que nuestra visión se desvíe cuando estamos conduciendo, poniendo en riesgo nuestras vidas y las de nuestros seres queridos, amigos o familiares.

Evita, San Cristóbal, que bebamos algo de alcohol y suframos algún accidente, leve o fatal; finalmente, protege a todos los viajeros que caminan por estos caminos tan transitados y peligrosos, cuidándolos con tu amor celestial y tu fe plena. Sé nuestro guía, San Cristóbal, y con gusto esparciremos tu guía. ¡Amén!”

✝️ Novena a San Cristóbal

Esta novena tiene como objetivo ayudar a aquellos que quieren obtener su licencia de conducir y conducir de manera responsable y segura:

Ore 9 días a partir de entonces:

Oración de apertura

“Oh San Cristóbal, que cruzaste la furiosa corriente del río con tanta firmeza y seguridad, porque llevaste al Niño Jesús sobre tus hombros, haz que Dios esté siempre presente en mi corazón, para que pueda tener esta firmeza, seguridad y responsabilidad al volante de mi carro, y también tener la fuerza para enfrentar valientemente todas las corrientes, ya sea que vengan de los hombres o del Espíritu infernal. “

Oración final

“San Cristóbal que un día llevó la preciosa carga, el Niño Jesús y por eso se le invoca como Patrón Celestial. ¡Bendíceme a mí y a mi coche! Conducir mis manos, mis pies, mis ojos. Poner los frenos, protegerme en las curvas cerradas y el asfalto mojado.

Sálvame de los golpes y de los neumáticos reventados. Deshazte de los patines. Sostiene animales sueltos, peatones distraídos e imprudentes. Dame cortesía para los otros conductores y especialmente para los guardias de tráfico.

Que sea prudente en las calles transitadas, atento en los cruces y nunca borracho, para que un día pueda ir seguro y directo, no antes del plazo, al garaje del cielo.

Amén”.

Al final, reza: 1 Padre Nuestro, 1 Ave María y 1 Gloria al Padre.

📖 La historia de San Cristóbal

Nacido como un príncipe, hijo del Rey de Canaán, su nombre de bautismo era Reprobus. Y aun frente a todas las posibilidades y riquezas, su alma tenía sed de servidumbre, de encontrar personas con mayor poder que la suya y de servirlas voluntariamente.

Siendo naturalmente fuerte y de alta estatura, Reprobus pronto se dio a conocer, caminó por el mundo buscando a la persona más poderosa para que fuera su devoto.

Así fue como encontró un Rey importante, pero pronto descubrió que tenía mucho miedo de Satanás, lo abandonó y decidió buscar su inspiración de fuerza en el diablo, sin embargo, llegó a su conocimiento que tenía mucho miedo de la Cruz, por lo que comenzó a adorar a Jesús.

Fue bautizado en su nombre y como prueba decidió vivir cerca de un río muy agitado, donde llevaba a la gente sobre su hombro para ayudarles a hacer la travesía.

Un día Reprobus puso un niño sobre sus hombros, y se dio cuenta que con cada paso que daba el peso del niño, tenía que enfrentar el arroyo con un peso que lo castigaba, y por tal hazaña abrazó la fe, pidió fuerza para que Cristo lo guiara y lo apoyara, porque no quería que le pasara nada al niño.

Para su sorpresa, cuando llegó a la orilla, el muchacho se reveló como el Mesías, que había decidido probar su fe. Por eso recibió el nombre de Cristóbal, que significa: el que lleva a Cristo. Entonces comenzó a llevar a cabo su misión con más amor y dedicación, y su afecto por todos fue tal que muchas personas se convirtieron cuando escucharon sus historias y su predicación.

Muerte de San Cristóbal

El conocimiento de sus conversiones en el nombre de Dios llegó a oídos del Emperador, por lo que Cristóbal fue encarcelado y torturado hasta la muerte, pues en ningún momento negó su fe.

📖 Simbología de la imagen y el significado

El Niño Jesús en sus brazos: Significa que cada persona que ha tenido la ayuda de San Cristóbal es una parte de Jesús, porque el Mesías siempre ha tenido mucho amor por todos. Por eso Cristóbal llevaba a todos con amor y seguridad, porque servir a la humanidad era servir a los propósitos de Cristo.

Globo en la mano del Niño Jesús: Simboliza el peso del mundo que Jesús lleva consigo, un peso tal que San Cristóbal tuvo que llevar sobre sus hombros, ayudando con gratitud a llevarlo.

Delantal marrón: Símbolo de la humildad del Santo, que abandonó su puesto de príncipe para servir al Señor.

Túnica Verde: Significa el poder de la esperanza de San Cristóbal de servir a los más poderosos, de ser devoto de Aquel que le hizo encontrar su verdadera misión.

Manto rojo: Simboliza el martirio del Santo, que no renunció a Jesús ni siquiera en el momento del riesgo de muerte.

San Cristóbal es un santo que renunció a su poder para encontrar su verdadera misión en la vida, aceptando con pasión y fe el difícil camino que se le impuso y creyendo que sólo sería feliz y completo cuando sirviera a la misión Divina.

Compartela a otras personas necesitadas