Oraciones A San Esteban e Historia del Primer Mártir Cristiano

Oraciones A San Esteban – Primer Mártir Cristiano Lleno Del Espíritu Santo

Descubre la historia y las oraciones a San Esteban, uno de los 7 diáconos y además el primer mártir cristiano, eso significa que fue el primer hombre en dar su vida por la fe. No negó al Señor ni siquiera en el momento de la muerte.

Y es por estos y otros que hoy se reconoce un día después de Navidad, es decir: el 26/12 es el día de San Esteban.

Oraciones a San Esteban Mártir para peticiones urgentes

✝️ Oraciones a San Esteban Mártir para peticiones urgentes y desesperadas

Oración 1

“Oh íntimo San Esteban mártir, nuestro celestial patrón, a ti te devolvemos nuestra ferviente oración.
Vosotros que habéis dedicado vuestra vida al servicio pronto y generoso de los pobres, los enfermos y los afligidos, ¡hacednos sensibles a los numerosos gritos de ayuda que surgen de nuestros hermanos que sufren!

Tú, intrépido heraldo del Evangelio, fortalece nuestra fe y nunca permitas que su llama viva se debilite.
Si en el camino nos envuelve la fatiga, ¡despierta en nosotros el ardor de la caridad y la fragancia de la esperanza!

Oh nuestro dulce protector, tú que, a la luz de las obras y del martirio, fuiste el primer testigo espléndido de Cristo, infunde en nuestras almas un poco de tu espíritu de sacrificio y de amor oblativo, recordándonos que “hay más alegría en dar que en recibir”.

Por último, te pedimos, oh nuestro gran Patrón, que nos bendigas a todos y, sobre todo, a nuestro trabajo apostólico y a nuestras iniciativas para el bien de los pobres y de los que sufren, para que, junto contigo, podamos un día contemplar en los cielos abiertos la gloria de Cristo Jesús, Hijo de Dios.

Amén”.

Oración 2

“Dios eterno y todopoderoso, que dio a San Esteban la gracia de luchar por la justicia hasta la muerte, concédenos, por su intercesión, soportar las adversidades de tu amor y correr hacia ti que eres nuestra vida.

A través de nuestro Señor Jesucristo, tu hijo, en la unidad del Espíritu Santo. Amén.”

Oración 3

“Glorioso San Esteban, diácono lleno del Espíritu Santo, animador de las Comunidades, te pedimos que intercedas ante Dios por nosotros, para que obtengamos la gracia de una verdadera conversión a Jesucristo y su plan. Concédenos sabiduría y coraje para renovar nuestras comunidades, haciéndolas una Iglesia al servicio del Reino. Danos la fuerza para participar sin miedo en la construcción de una sociedad justa, fraternal y solidaria, experimentando así la paz tan deseada. Protege a nuestras familias de todos los males para que nuestros hogares sean verdaderas iglesias domésticas donde se proclame y se viva el Evangelio. Todo esto te lo pedimos, por Jesucristo, nuestro Señor. ¡Amén!”

Oración 4

“Enséñanos, oh Dios, a imitar lo que celebramos amando a nuestros propios enemigos, porque celebramos a San Esteban, tu primer mártir, que supo rezar por sus perseguidores. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, en la unidad del Espíritu Santo”.

Oración 5

“Oh Dios, por los méritos de San Esteban, pido protección de mis enemigos y de aquellos que me apedrean con envidia, calumnia, chismes, celos, calumnias, falta de perdón y tantos otros males. Te ruego que me guíes en todos los momentos de mi vida con tu poderosa mano. Amén.”

Oración 6

“San Esteban, San Esteban, limpia la venganza de mi corazón. Hazme perdonar con toda sinceridad a los que me traicionaron, me engañaron, me hirieron, me robaron, me ofendieron, me humillaron, me golpearon. Santo Esteban, Santo Esteban. Haz que el odio salga en mis lágrimas. Hazme perdonar a los que se rieron de mí, a los que se burlaron de mí, a los que se jactaron de mí, a los que me despreciaron. Santo Esteban, Santo Esteban. Limpia la venganza de mi corazón. Amén.”

📖 Historia de San Esteban

En la Santa Biblia podemos encontrar a San Esteban en el libro de los Hechos de los Apóstoles, entre los capítulos 6 y 7.

Todo comenzó con el creciente número de cristianos, y algunas viudas comenzaron a ser dejadas sin atención por los apóstoles porque necesitaban enfocarse completamente en la difusión de la palabra.

Por esta razón, eligieron a hombres, más tarde llamados diáconos (es decir, sirvientes) para que pudieran ayudar a estas mujeres y a otras personas necesitadas.

Hombre de fe

En un extracto de la Biblia vemos cómo Esteban era un hombre honorable y respetado:

“un hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, y que toda la multitud dio un excelente testimonio de él”

Elegido

Al principio los diáconos tenían que entregar la comida a los más necesitados, pero Stephen no sólo lo hizo, aprovechando para predicar la palabra, aunque no era algo que se atribuyera a los diáconos, todavía no había nadie que hubiera prohibido esta acción.

Así es como San Esteban fue un canal de muchas bendiciones, innumerables conversiones comenzaron a surgir y Esteban comenzó a llevar a muchas personas al cristianismo.

Molestar a la autoridad judía

Cuando los líderes judíos de Jerusalén se dieron cuenta de sus actitudes, y especialmente del número de personas que había convertido, Esteban fue arrestado y juzgado, ante todos y ante Saúl. Lo que todos esperaban era que no defendiera la fe en medio de la muerte, pero luego el Santo defendió el cristianismo y por eso se envió la muerte.

La muerte de San Esteban

Lo llevaron a la calle y lo apedrearon hasta la muerte. Saúl tomó la ropa del santo. Antes de morir, Esteban le pidió a Dios que los perdonara porque no sabían lo que hacían.

Compartela a otras personas necesitadas