✝️ Oración y Novena a San Jerónimo Sabio de las Escrituras ✝️

Oración y Novena a San Jerónimo – El Sabio de las Sagradas Escrituras

El 30 de septiembre se celebra el día de San Jerónimo. Era un hombre de extrema importancia para todos, porque a través de su sabiduría y su amor por la Palabra, tradujo por primera vez la Santa Biblia al latín (la lengua más popular entre los pueblos humildes).

Filósofo, historiador, escritor y teólogo, San Jerónimo tiene diversos conocimientos y a lo largo de su vida ha buscado dar testimonio de la fe en Jesucristo a través de las Escrituras.

Siempre está representado con varios libros y escritos, y su imagen hace referencia a su arduo trabajo y a su dedicación en la transmisión de la Palabra de Dios a todos.

Oración y Novena a San Jerónimo - El Sabio de las Sagradas Escrituras

✝️ Oración a San Jerónimo Bendito

“Están los que viven en las calles, los que duermen en el suelo, los que se venden en una noche oscura, los que van en contra del grano. El que apaga el hambre, cura el dolor, resplandecerá en medio de las tinieblas: Dios escucha su clamor. San Jerónimo, buen padre, cuida de nosotros, guía nuestro viaje desde el cielo.

Nuestras lecturas se sostienen en la fe, en el dolor, con amor, ruega por nosotros en nuestro caminar. Por la luz sedienta de los huérfanos, por los jóvenes, protección. Escucha el clamor, la voz de los que buscan la paz y el pan. El que confía en el día y en la noche sueña, y da a luz la flor; el que resiste a la obstinación, Dios sostiene su fuerza. ¡Amén!”

✝️ Oración a San Jerónimo Doctor de la Iglesia

“Oh Dios, creador del universo, que a través de los siglos te has revelado a los hombres a través de la Sagrada Escritura y has conducido a tu siervo San Jerónimo a dedicar su vida al estudio y a la meditación de la Biblia, dame la gracia de comprender claramente tu palabra cuando leo la Biblia.

Que San Jerónimo ilumine a todos los seguidores de las sectas evangélicas para que comprendan las Escrituras y se den cuenta de que contradicen la religión católica y la Biblia misma, porque se basan en principios paganos y supersticiosos.

San Jerónimo nos ayuda a considerar la enseñanza que viene de la Biblia por encima de cualquier otra doctrina, ya que es la palabra y la enseñanza de Dios mismo. Hacer que todos los hombres acepten y sigan la guía de nuestro Padre común expresada en las Sagradas Escrituras.

San Jerónimo, ruega por nosotros. ¡Amén!”

✝️ Novena de San Jerónimo

Esta Novena es sencilla y debe ser repetida por 9 días, siempre al final de las oraciones, diga 1 Padre Nuestro, 1 Ave María y 1 Gloria al Padre. Es adecuado para todos aquellos que necesitan mucha protección en sus vidas y que han pasado por tiempos de grandes obstáculos. Pídele a San Jerónimo la fuerza que necesitas para continuar en tu camino.

🛐 Oración de apertura:

“En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo…
Bendito sea San Jerónimo, que tiene poder sobre los elementos del cielo y de la tierra, un poder que Dios te ha confiado. (para hacer la petición con todo el corazón)”

🛐 Oración final:

“Nuestro Señor, tu devoto y creyente en tus méritos, te ruega humildemente que no abandones sus pasos.

San Jerónimo, eres tan amable con los que te piden ayuda y asistencia, escuchas mi oración y rechazas los peligros, para que mi existencia pueda ser preservada mientras el Señor Dios lo permita.

Sé caritativo San Jerónimo, mi guía, por donde camino, mi guardia y mi refugio, por la cruz de nuestro Señor Jesucristo.

¡Amén!”

San Jerónimo es un ejemplo de devoción, porque fue a través de su sabiduría y amor que estuvo dispuesto a dar a conocer todas las Palabras Sagradas, y por consiguiente también a difundir la fe y la pasión de Cristo para todos nosotros.

Él es el Padre de las Enseñanzas y de la generosidad, el que se hace libre, sin esperar nada a cambio.

📖 La Historia de San Jerónimo

En el año 340 d.C., Jerónimo nació en la región ahora conocida como Croacia. Formaba parte de una familia cristiana que poseía alguna riqueza, y como era el único hijo, heredó todo después de la muerte de sus padres.

Jerónimo aprovechó su herencia y decidió vivir y estudiar en Roma; estudió oratoria, área en la que mostró una gran afinidad, y se destacó aún más por su inteligencia.

Sólo a la edad de 25 años eligió ser bautizado, y el Papa Liberio tuvo el honor de hacerlo. Para su sorpresa, un día, durante su oración, sintió la llamada de Dios, así que decidió seguir la vida monástica en la Galia junto con los monjes, donde el aislamiento, los estudios y la oración eran necesarios para alcanzar el verdadero sentido de la vida.

Rápidamente se hizo amigo de todos y luego se arraigó en el lugar, fundando un área de estudios bíblicos y teología en general.

Es sólo que Jerónimo no pudo encontrar la muerte. Debido a que tenía un temperamento fuerte, quería aún más pruebas para entender la esencia de la existencia, y por eso se autoflageló en el desierto, donde tenía una gran necesidad y largos períodos de ayuno.

Pero fue en su viaje a Constantinopla que finalmente encontró la misión que tanto buscaba: a través de las manos y la sabiduría de San Gregorio, Jerónimo finalmente llegó a conocer las Sagradas Palabras.

Tomado por el amor del Espíritu Santo y lleno de la voluntad de propagar las Escrituras, al recibir una propuesta del Papa Damasco para traducir la Biblia al latín, comenzó su viaje más largo y arduo, donde se dedicó al estudio de esos ricos textos sagrados con extrema fidelidad, para que fuera más fácil comprender lo que escribían todos los hijos del Padre.

Luego se convirtió en secretario del Papa y después de muchos años de compromiso, hizo un magnífico trabajo que se convirtió en la base de la Iglesia.

Además de la fidelidad a las palabras en su traducción, mostró la riqueza de la información que contenía la historia, como si hubiera vivido cada una de esas escenas.

Después de su trabajo y dedicación a la traducción, se trasladó a la ciudad natal de Jesús, y fue en Tierra Santa donde vivió como monje en un monasterio creado por Santa Paula, su amiga de los estudios bíblicos.

📖 Muerte de San Jerónimo

Patrón de los estudios bíblicos, murió a la edad de 80 años el 30 de septiembre del año 420 d.C. Y finalmente dejó hermosos registros de sabiduría:

“Cuando rezamos, hablamos con Dios. Cuando leemos la Sagrada Escritura, Dios nos habla”.

 

Compartela a otras personas necesitadas